Si yo me expando…

by Eli Giraut
Si yo me expando…

 

Me ha llamado mucho la atención esta foto. Aparece en muchas webs, y no he sido capaz de rastrear su origen. Así que la tomo prestada para ilustrar el punto del post de hoy. Si eres el autor de esta foto y deseas que la retire, por favor, ponte en contacto conmigo.

 

Estos cuadros me han gustado mucho desde pequeña, el poder formar figuras incluso redondeadas a partir de rectas, de clavos y cuerdas. Hay obras preciosas construidas así. Pero entonces no era capaz de ver el fractal que ofrecían estos cuadros.

 

Todos somos parte del mismo sistema. Todos estamos unidos por cuerditas energéticas, sutiles, que no vemos, pero que nos atan los unos a los otros. Y no, nadie escapa a esto, porque todos somos habitantes de la misma tierra, y esas cuerditas nos unen a todo su sistema, a todo lo que existe en ella. La tierra es el centro gravitatorio de nuestro sistema vital, nos guste o no, seamos consciente de ello o no, de la misma forma que la tierra es parte de un sistema cuyo centro gravitatorio es el sol, le guste o no (francamente creo que no se lo plantea mucho).

 

Eso implica que toooooodo lo que cada uno de nosotros hacemos impacta en el sistema. Hay temas en los que esto resulta evidente: si yo echo basura al río lo contamino y contribuyo al daño medioambiental. Mientras que si yo reciclo, contribuyo a contrarrestar mi huella ecológica.

 

Hay cosas más sutiles en las que esto funciona de la misma manera. Y una de ellas es ¿qué hago con mi energía, con mi tiempo, cómo invierto mis recursos?

 

Si yo dedico mi energía, tiempo y recursos a hacer lo que realmente me expande, lo que me hace más feliz, lo que me hace crecer como persona, lo que supone mi aporte genuino y auténtico al mundo, aquello que sólo yo puedo hacer, entonces yo avanzo, elevo mi persona a un nivel superior de desempeño y bienestar, y al hacerlo, elevo a mi entorno conmigo. Porque somos clavitos atados, ¿recuerdas?

 

Por el contrario, si ningún miembro del sistema se toma el tiempo de encontrar ese aporte genuino, ese propósito vital, y desarrollarlo y expandirse, todo el sistema se paraliza, se estanca. Y lo que no se expande se contrae; lo se queda estancado, se pudre.

 

¿Y eso cómo se traduce al día a día?

 

Pues es simple, cada vez que yo dejo de hacer eso que es expansivo para mi por hacer algo por otro sólo para obtener su aprobación, para que me quiera, o para demostrar que soy mejor que otro, estoy contribuyendo a la parálisis de todo el sistema.

 

Es decir, cuando una madre se vuelca totalmente en sus hijos porque es lo que piensa que debe hacer, y no se deja ningún espacio para hacer algo que la conecta con su esencia (por pequeñito que sea el espacio) no está contribuyendo a que su sistema suba de nivel. ¿Que merecen sus hijos, un sistema que crezca o que se contraiga?

 

Cuando una mujer sacrifica esa carrera que adora y en la que es excelente y en la que crece, por complacer a su familia o a su pareja, sólo consigue que su familia se estanque, en lugar de entender que si vuela ella, todo su sistema despega con ella.

 

Y tu, ¿quieres que tu sistema se expanda contigo?

Si has contestado que sí, ¿qué acción concreta vas a acometer en las próximas 24 horas para crecer como persona?

Si deseas que te acompañe en tu proceso de expansión, contáctame.

You may also like

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.