Liderazgo Libre: Lo que significa para mi

by Eli Giraut
Liderazgo Libre: Lo que significa para mi

Liderazgo libre es mi aporte genuino al mundo del liderazgo en base a mi experiencia.

Liderar equipos es un reto maravilloso, en mi opinión. Acompañar a las personas a superar las dificultades, sus miedos y creencias, aprender, madurar, incrementar cada vez más su poder interior y brillar, es un privilegio. Presenciar que, como equipo, nos desarrollamos juntos y logramos cosas extraordinarias que, de forma individual, sin el aprovechamiento de crecientes sinergias, no se habrían conseguido, y saber que de alguna forma he contribuido a facilitar esa labor, es lo que me hace sentir el “flow” de la vida.

Llevo gestionando equipos más de 10 años, y reconozco que no siempre los he liderado. Para liderar de verdad es necesario comprender e integrar celularmente que no se trata de ti, de tus logros, sino del logro del equipo, de maximizar su desempeño, para poder lograr una visión, preferiblemente compartida. En mi experiencia, el líder debe ser capaz de “vivir” en su imaginación esa visión y transmitirla, sea que venga de su corazón, o que haya hecho suya una visión compartida. Y debe contar con la habilidad de crear o adaptar las estructuras y procesos necesarios para que el equipo alcance la visión, y facilitarle los recursos requeridos. También es imprescindible que el líder confíe en la capacidad del equipo para hacer realidad esa visión y en el potencial ilimitado de expansión de cada uno de sus miembros. Y que pueda conseguir que los miembros adopten la visión como suya.

No es tarea fácil, y por eso no cualquiera se atreve a liderar. Porque para llegar a tener la capacidad de liderar a otros, es necesario primero liderarse a sí misma, vivir y y alimentar su visión, crearse las estructuras y procesos y dotarse de los recursos para llevar una vida que facilite su misión de materializar su visión. Y para ello es necesario previamente liberarnos de lo que nos limita. Liberarnos de pensar que el miedo tiene poder sobre nosotros y puede frenarnos; liberarnos de escuchar esa voz interna que dice que no somos capaces, y prestar atención a la que dice que sí podemos; tener la disciplina de enfocarnos diariamente en la visión y en cómo hacerla real; ser a la vez exigentes y tolerantes y amorosas con nosotras mismas para dar cada vez nuestra producción más excelente, mientras que comprendemos que el proceso de expansión es algo continuo y paulatino, y que nos equivocaremos y pasaremos por crisis, y que lo mejor que podremos hacer entonces es reflexionar sobre cómo ese error o dificultad nos está sosteniendo, qué nos enseña, porque para eso está ahí, para que nos hagamos más grandes y más sabias.

Recientemente he pasado por una de esas crisis, y ha sido muy importante para mí. Mi ego no se sentía preparado, aunque mi alma sabía que, si eso estaba ocurriendo, era porque podía con ello. Esta crisis ha puesto a prueba todos mis aprendizajes y estructuras (no todos sobrevivieron), y reconozco que cedí al miedo y a la frustración en varias ocasiones, pero seguí adelante. No me he rendido, me he levantado de cada caída (y sigo haciéndolo), aunque en ocasiones ha sido muy difícil y he estado muy cerca de tirar la toalla. Seguí caminando con el miedo a mi lado, hablándome, diciendo que no podía con ello, que no tenía lo que hacía falta. Afortunadamente, tuve el acierto de enfocarme en esa voz interna que me decía que sí, que era capaz de eso y más, y que se reforzaba con la voz externa de amigos del alma y compañeros del camino. Y ha sido una de las crisis más expansivas de mi vida.

Aún estoy integrando las lecciones que de ella se derivan, aún estoy aprendiendo como liderarme y liderar en este nuevo escenario. Pero ya voy resurgiendo de mis cenizas, mi visión se aclara cada vez más, y me he liberado de varias capas de miedo y limitaciones.

No es la primera vez que vivo un proceso así, y sé que no será la última, o eso espero, porque pretendo seguir expandiéndome. No tengo ni idea de cómo me sentiré ante cada nueva crisis, pero tengo clarísimo que el proceso para alcanzar mis visiones es el mismo: me libero de mis miedos, condicionamientos y limitaciones, incrementando mi autoconocimiento; me lidero creando o adaptando estructuras a la nueva situación, proporcionándome los recursos y espacios necesarios para ser mi mejor versión, y entonces puedo acompañar a otros a hacer lo mismo, puedo ser la líder que mi equipo necesita de mi.

A todos los que estáis conmigo en ese camino, ¡mil gracias! Estoy aprendiendo lecciones valiosísimas con cada uno de vosotros, especialmente sobre mi misma.

Y de esa crisis ha salido, precisamente, la convicción de que este es el momento adecuado para relanzar esta web y promover el Liderazgo Libre. Porque el ahora es el único momento que realmente existe.

Si estás leyendo esto y tienes un sueño, una visión que quieres ejecutar y no sabes cómo, y quieres convertirte en la líder que ese sueño necesita, liberarte de esa mentira que te dice que no tienes poder para cambiar tu vida y manifestar ese sueño, liderar tu vida en la dirección que tu esencia te indica, y aunar personas a tu visión, te invito a conocer más sobre Liderazgo Libre aquí.

Estás aquí para brillar, vivir tu sueño y dejar huella, no permitas que el miedo te detenga

¿Te atreves a vivir la aventura más apasionante de tu vida: el viaje hacia tu grandeza?

You may also like

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.