¿Qué es para mi un líder?

by Eli Giraut
¿Qué es para mi un líder?

Hola! ¿Cómo estás?

¿Cómo te sientes?

¿Y si te tomas un momento para observar tu respiración, tu cuerpo, tu sentir?

 

Ahora que estás más en tu centro, te lanzo la pregunta clave:

¿Te consideras un líder? ¿Por qué?

 

Para mi, un líder es alguien capaz de liderar libremente su vida y de conducir a un grupo de personas a la consecución de una visión, de algo que hoy no existe pero que es capaz de soñarlo, transmitirlo, convencer a otros de que puede ser una realidad, y desarrollarlo.

 

En este contexto, libremente significa sin presiones externas, desde la autorreferencia del que se escucha a sí mismo y sabe cómo comunicarse en silencio con su sabiduría innata. Quien no se deja apabullar por las prisas y se da tiempo para conectar, reflexionar, hacer las cosas como mejor piensa que se pueden hacer.

 

Para mi, quien lidera su vida es porque ha empezado a conocerse bien, reconociendo que ese proceso es infinito. Ha emprendido una maravillosa aventura hacia su interior y sabe cuáles son sus fortalezas y sus debilidades y las acepta y les saca el mayor provecho a ambas.

 

Para conducir a las personas a una visión que no existe es necesario confiar incondicionalmente en ellas y su potencial, tal como se confía en el propio. Con énfasis en la palabra incondicionalmente.

 

Es algo que a veces resulta muy fácil, pero otras, si dejamos que los prejuicios, nuestros o de otros, nos contaminen, puede resultar muy difícil. Sólo conociendo a las personas y viéndolos con ánimo de descubrir su potencial y su divinidad, podemos llegar a confiar en ellos, porque no los vemos sólo por lo que son ahora, sino por lo que pueden llegar a convertirse. Líder es aquel que les da espacio para madurar, para expandirse superando retos, aunque  a veces resulte difícil para ambas partes. Y lo mismo aplica a nosotros mismos, es necesario admitir y admirar nuestro propio potencial y confiar en él para liderar, y crecernos ante los retos.

 

También es necesario ser capaz de transmitir ilusión y entusiasmo por la visión y por la vida. Ser capaz de transformar las emociones que nos frenan, como el miedo o la frustración o la rabia, en estados como la alegría y el disfrute y la fluidez, que nos impulsan. Para ello, es necesario ver los juicios o creencias o condicionamientos que están detrás de esas emociones paralizantes, comprender la utilidad que tuvieron en su momento, entender que ahora ya no son funcionales, y liberarnos de ellos para transformar esa energía de freno en impulso. Porque tanto para frenar como para avanzar se requiere energía. ¿En qué quieres invertir tu energía tú?

 

A veces, no somos capaces de ver esos juicios paralizantes, y necesitamos alguien que nos ayude a ver “la viga en nuestro ojo”. Porque precisamente al estar dentro de nosotros no los percibimos, necesitamos distancia para ello, o alguien que desde afuera nos refleje ese juicio. Por eso, lo que nos molesta en otros generalmente es un buen indicador de aquello que nos molesta en nosotros o de los juicios que albergamos. Otras veces, un profesional, como un coach cuántico, puede reflejarte ese punto ciego con rapidez, para que liberes y reutilices esa energía retenida.

 

Para mi, ese es el verdadero líder, el que es capaz de “ver” el resultado final del objetivo del grupo, pero también el resultado final del grupo en sí, el potencial infinito en cada persona y en sí mismo, y sus juicios y condicionamientos, y puede liberar esa energía para entusiasmar y animar a su equipo a alcanzar la visión y a vivir plenamente su potencial. Y por último…

 

Un líder es quien sirve a un propósito mayor que si mismo

 

¿Y para tí, qué es un líder?

 

¿Te atreves a liberarte y liderar?

You may also like

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.